Como decorar las Habitaciones Juveniles. Ideas y Tendencias.

Las habitaciones juveniles son la evolución de una habitación infantil. Sí, cuando nuestros hijos pasan de niños a adolescentes, los cambios en sus gustos son evidentes. Comienzan a explorar un poco más, a abrirse al mundo y a formar sus personalidades. Por tanto, no es extraño que la mayoría de nuestros hijos, llegada cierta edad, quieran realizar una renovación de su habitación. Tanto si contamos como un chico o chica en casa, debemos prestar atención a sus gustos, quizá ya no se sientan cómodos con una habitación llena de ositos y ahora quieran convertirse en estrellas del rock. Hoy te mostramos cómo decorar el dormitorio juvenil y qué cambios puedes hacer para tomar decisiones económicas.

Cómo decorar el dormitorio juvenil

Es momento de cambiar la decoración de la habitación de tu hijo. Para ello, puedes inspirarte en internet, con algún catálogo de muebles juveniles o incluso en las páginas de diferentes tiendas de muebles. Ahora bien, recuerda que siempre es importante pedir la opinión de tu hijo. Te en cuenta que la habitación de los adolescentes será un lugar en el que pasarán muchísimo tiempo, seguramente hasta que sean adultos. Es mejor contar con su aprobación para que ellos se sientan cómodos y puedan seguir creciendo como personas. Aún así, queremos acercarte una serie de ideas y consejos que pueden venirte bien, desde paletas de colores, ideas para decorar paredes o incluso mobiliario.

Cómo amueblar las habitaciones juveniles

Uno de los puntos más importantes es el mobiliario. Es posible que los muebles infantiles ya no sirvan, por tamaño o por estética. En una habitación juvenil, las partes más importantes y esenciales serán la cama y la zona de estudio.

Las camas juveniles

Dentro de las camas juveniles hay un sinfín de opciones. En casa como Nidi, Lagrama, Ikea o Garabatos, vamos a encontrar un montón de modelos interesantes. Además de cómodas, algo que conseguimos con un buen colchón y somier, buscaremos opciones divertidas y desenfadas.

Podemos optar por camas de colores, aunque todo sea dicho, los muebles blancos o con colores neutros siempre nos van a dar más libertad a la hora de escoger el color de las paredes y los textiles. Además, hay que fijarse bien en la tipología de estas camas.

Podemos comprar camas nido, de esas que en un momento dado pueden acoger al mejor amigo de nuestro hijo. Camas sencillas que incorporan una cama en la parte inferior.

En las habitaciones juveniles pequeñas, ideas como las camas abatibles pueden ser muy interesantes. Alejemos la idea de que son camas incómodas. Actualmente hay muchas casas de muebles que hacen modelos muy funcionales y francamente cómodos. Camas que quedarán escondidas durante el día, para dar más espacio a la habitación juvenil, y que por la noche se abrirán sin demasiado esfuerzo.

Una cama compacta nos puede dar la posibilidad de contar con varios colchones de forma sencilla y sin ocupar demasiado espacio. Además, también hay composiciones con diferentes módulos, para crear camas y espacios de estudio unificados.

En el caso de que contemos con varios hijos y tengamos que trabajar en una habitación compartida, lo mejor es optar por las literas. Es un recurso que nos ahorrará espacio en el suelo y que, por tanto, nos permitirá crear después una zona de estudio más cómoda.

La zona de estudio

La zona de estudio es una de las zonas más importantes en una habitación infantil. Recuerda que tu hijo o hija adolescente tienen muchos años de estudio por delante. Por tanto, es esencial guardar espacio para este elemento.

En las diferentes casas de decoración encontrarás un sinfín de modelos diferentes de escritorio. Dependiendo del espacio con el que cuentes, podrás usar mesas más grandes o pequeñas. Además, si la habitación de tu hijo cuenta con medidas complicadas, siempre puedes optar por los muebles a medida.

Hay escritorios para todos los gustos y tamaños. Tienes escritorios dobles, para las habitaciones infantiles, o incluso estructuras de camas que, a través de unos módulos, terminan con una mesa escritorio. Esta última opción es especialmente interesante para aquellas habitaciones juveniles que no sean demasiado grandes.

Recuerda que además de la mesa será importante invertir en una silla cómoda para el estudio, así como una lámpara auxiliar para los días nublados y aquellas horas en las que el sol no esté presente.

Otros muebles

En un dormitorio juvenil la zona de juego no es tan importante como en un dormitorio infantil. Así, es posible que contemos con espacio extra para poder incluir más muebles, como puedan ser armarios, cajones, mesitas de noche, estanterías y demás. Cada niño tiene unas aficiones diferentes, intentemos que estos muebles se ajusten a ellas. Si tu hijo es un lector empedernido, quizá tenga más interés en tener una estantería para colocar sus libros que un tocador.

Ante todo, recuerda que el espacio que hay es el que hay. Por tanto, mide siempre la habitación para intentar encontrar las soluciones más baratas y adaptadas a tus metros cuadrados.

Qué estilo decorativo usar en la habitación juvenil

En cuanto a los estilos decorativos, quizá en una habitación juvenil no sea apropiado ceñirnos estrictamente a uno. Sí, es posible que nuestras hijas se decanten por estancias femeninas o que nuestros adolescentes sean amantes de la decoración vintage. No obstante, ten en cuenta que una habitación juvenil podría mezclar sin problemas diferentes estilos, los jóvenes no creen en las normas estilísticas y disfrutan creando espacios dinámicos.

Un buen consejo es intentar que tanto paredes como muebles adopten colores neutros. De esta forma podemos dar color a través de los textiles, que siempre salen más baratos, o a través de diferentes recursos decorativos como láminas o vinilos de pared.

Si nuestros hijos se sienten cómodos con el estilo nórdico tendremos mucho ganado. Los muebles tipo IKEA salen bien de precio y son realmente funcionales.

Cómo pintar la habitación juvenil

Amueblar la habitación juvenil es importante, pero también el color de las paredes. Este espacio necesita luz, pues, como comentábamos, nuestros hijos adolescentes van a invertir muchas horas en estudio. Así, una de las recomendaciones más interesantes es la de pintar las paredes de blanco. No obstante, somos conscientes de que los jóvenes pueden querer dar toques de color a través de la pintura. Hay combinaciones preciosas como el azul y el gris o el rosa y el gris. También podemos apostar por blancos y grises. Sea como sea, pensemos que, si nuestros hijos quieren color en las paredes, siempre podemos reservar una para aplicar el color más fuerte, dejando el resto en colores neutros o más claros. De esta forma no restaremos iluminación a la habitación y no parecerá más pequeña.

Cómo decorar las paredes de un cuarto juvenil

Las paredes del dormitorio juvenil son un tapiz en blanco en el que podemos trabajar sin miedo. Es siempre más recomendable dejarlas en blanco y darle personalidad a través de diferentes elementos. Por ejemplo, las láminas y posters pueden ser una opción muy atractiva para nuestros hijos. Deja que ellos escojan las que más les guste y recuerda que son elementos que pueden ponerse y quitarse fácilmente.

Otra opción es la de los vinilos. Hay una amplísima gama de vinilos juveniles en diferentes tiendas. Estos productos también son muy sencillos de colocar, y lo bueno es que al retirarlos no dejarán ningún tipo de marcas. Encontrarás modelos que van desde frases motivacionales, música, coches y motor hasta superhéroes.

Inspiración: habitaciones juveniles de Ikea

Un buen lugar para inspirarnos es el catálogo de IKEA. Esta casa propone soluciones para habitaciones juveniles que pueden ir muy en el hilo de lo que hemos comentado. Muebles más bien neutros que, además, incorporan un montón de opciones de almacenaje; y es que recordemos que nuestros jóvenes van a empezar a almacenar objetos como si fueran ya adultos.

Imágenes vía: Garabatos, NIDI, IKEA, Maison du monde,

Cargando

MUEBLES INFANTILES

TIENDAS BONITAS