Estamos descubriendo que en todo el mundo hay una amplia variedad de negocios enfocados a los niños y a las familias con hijos. Nos gusta mucho; y es que, además de darnos ideas sobre espacios interiores, si somos una familia viajera, podemos incluso plantearnos visitar ciertas ciudades para experimentar en primera persona cómo son estos sitios. Hoy, por ejemplo, nos vamos a Dalian, China. Allí nos encontramos con el excelente trabajo que ha hecho el estudio Wutopia Lab. Se trata de Lolly Laputan, un café orientado a las familias con niños que, además de contar con un diseño espectacular, posee materiales muy interesantes y soluciones bastante particulares.

La diferencia del café infantil Lolly Laputan

Sí, hemos visto muchos espacios infantiles llenos de imaginación. No obstante, Lolly Laputan se diferencia un poco de todo lo que hemos visto hasta el momento. Para empezar, nos encontramos con un espacio de casi 600 m2 exclusivo para niños, algo que ya es asombroso. Además, este espacio combina a la perfección el entretenimiento, que es lo que se espera de un lugar así, con el aprendizaje; y es que en esta cafetería no sólo se viene a jugar, también se viene a aprender.

La intención del estudio era la de crear un mundo apartado y diferente. Un lugar entre la realidad que nos rodea y los sueños de los niños. Lo cierto es que lo han conseguido gracias a muchos elementos. Por ejemplo, han conseguido dar ese efecto gracias a los paneles de aluminio de la fachada exterior que crea el efecto de ondas entrelazadas. También lo han conseguido en el vestíbulo, un lugar realmente bonito en el que se puede apreciar un precioso bosque onírico lleno de luces. Luces con tubos acrílicos que simulan el efecto del sol que sale entre los árboles y que se refleja en una pared de espejos. Sencillamente espectacular.

Diferentes áreas de la cafetería

Sin duda alguna, lo que más nos gusta son las diferentes áreas de la cafetería para niños. Está el área central, en la que se disponen un montón de nubes acrílicas. Un lugar en el que los niños pueden saltar de una casa en el árbol a un pozo lleno de bolas, de esas que tanto entretienen a los peques de la casa, a través de toboganes de lo más espectaculares y divertidos.

En la cafetería, pues no nos olvidemos de que este mágico lugar es una cafetería, está el Golden Castle. Este lugar está equipado con una chimenea y mesas con platería brillante del tamaño de un niño. Además, los visitantes pequeños pueden encontrar lugares secretos, como la galería blanca que está escondida justo en el centro.

Comentábamos que en esta cafetería además de jugar también se aprende. La zona de aprendizaje, especialmente diseñada para los niños más pequeños que necesitan desarrollar sus habilidades sociales o agudizar su expresión motora, se encuentra en un precioso salón de baile. Un salón de baile al que no le falta detalle, con luces de neón papel tapiz brillante y algunos candelabros de cristal. El lugar perfecto para que los pequeños artistas se pongan a mover el esqueleto más allá de la cortina roja de terciopelo rojo.

Como vemos, se trata de un ejemplo perfecto de negocios creados por y para niños, en los que no sólo el juego es importante, también el estilo y la decoración de sus interiores, presentados como algo completamente diferente y único.

imágenes vía: frameweb