Hace unos días publicamos en DecoPeques los 5 primeros titulos de los 20 cuentos que Paco Abril , una de las personas más expertas en el tema, tuvo la amabilidad de recomendarnos para que esta Navidad ningún niño se quede sin cuentos. Hemos recibido bastantes e-mails de mamás y papás encantados con esta propuesta, así que nos hemos dado prisa y aquí están los 5 siguientes. Esperamos que os gusten muchísimo ya que cualquiera de los 20 está llenos de valores y de ternura . Si deseais más información, hacer clic sobre los títulos.

“Madrechillona”

Jutta Bauer
Editorial Lóguez
A partir  de 3 años

Cuando la madre pingüino grita enfadada a su hijo, éste sale volando en pedazos que van a parar a las diferentes partes del mundo.  Y, claro, la madre arrepentida de ese grito tendrá que viajar por el mundo buscando los trozos de su hijo y cosiéndolos para recuperarlo (su pico aterriza en las montañas, su cola en la ciudad, las alas en medio de la jungla…, solo sus pies se quedan, como petrificados, en su lugar) . Un precioso cuento sobre los enfados y la reconciliación. Es una historia muy sencilla con la que se pueden relacionar con facilidad los niños por ser una situación de su cotidianidad familiar. Ilustra perfectamente el sentimiento de éstos cuando su mamá los regaña.

“¿A qué sabe la luna?”

Michael Grejniec
Kalandraka
A partir de 3 años

Un libro tan redondo como la luna llena. Los animales de la selva nos mostrarán que las cosas compartidas saben mucho mejor. El cuento comienza como una leyenda: “Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabía la luna”. Y a partir de aquí, convencidos de que vamos a presenciar lo que hacen para remediar tal curiosidad, pasan ante nosotros diversos animales, a los que de otro modo no veríamos juntos, puestos uno encima del otro: primero una tortuga, recordando lo que algunos mitos antiguos describían, que la tierra estaba sujeta por dicho animal; más tarde un elefante, luego una kirafa, a la que de nada le vale su largo cuello, una cebra, un león (quizás, concentrado como está en su tarea, no de se da cuenta de que se encuentra sobre un montón de comida), pero ninguno de ellos llega a alcanzar la luna, que por su parte, se burla de los animales alejándose un poco cada vez.

Cuando creían que nunca llegarían a probar el sabor de la luna, el ratón se subió por encima de todos los animales y logró arrebatar un pedazo del astro, que fueron saboreando uno tras otro los pilares de esa gigantesca columna. El final, la moraleja si se quiere, supone un bonito broche para esta fábula poética. No lo vamos a desvelar aquí, así que tendréis que ver por vosotros mismos qué ocurre después. (Vía Revista Babar)

“Resdán”

Paco Abril / Pablo Amargo
Editorial Everest
A partir de 4 años

Andrés estaba harto de que todos se rieran o le riñeran por sus torpezas. De hecho le llamaban “pies de pato” por lo torpe que era. Un dia ocurre algo extraordinario: Andrés descarga toda su rabia y dibuja un personaje, un monstruo que cobra vida y resulta ser un buen amigo. Desde aquél momento todo va a cambiar para él.

Este es un cuento para viajar al interior de nosotros mismos.

“Sofia, la vaca que amaba la música”

Geoffroy de Pennart
Editorial Corimbo

Sofía es una vaca que toda la vida ha regalado a su familia y sus amigos sus conciertos. Cuando decide irse del pueblo a la ciudad para participar en el concurso de música, todos están tristes. Despues de superar muchos obstaculos por el camino y protagonizar escenas verdaderamente absurdas consigue finalmente su sueño de tocar en una orquesta gracias a ser tan trabajadora y perseverante.

“Las clases de Tuba”

Y.C. Bartlett / Monique Felix
Editorial Kalandraka
A partir de 4 años

Esta es una historia que no necesita palabras, y apenas las tiene, porque sus ilustraciones comunican tanto como la propia musicalidad que nos transmite. Un niño sale de su casa con un instrumento musical. Ya fuera, oye decir, suponemos que a su madre:”¡Y no te entretengas por el bosque, que vas a llegar tarde a las clases de tuba!”

Ya no hay más palabras en el cuento hasta el final. Sin embargo, el lector va a vivir, con el niño que va a su clase de tuba, una aventura fascinante contada con bellísimas ilustraciones. El niño, igual que Caperucita, tiene que atravesar un bosque para llegar a su destino. Y en ese bosque, en el que no debe entretenerse,  van a ocurrir cosas maravillosas y extraordinarias. Un cuento que tiene música en sus imágenes.

Y además de esta selección, Paco Abril nos ofrece una visión más profunda de la importancia de contar niños a los cuentos, sintetizados en una serie de dones que les regalamos cada vez que les leemos un cuento. En el primer post de esta serie hablabamos de 2 importantes dones:  El don del Afecto y el don del Acercamiento a la Realidad.

Si bien los buenos cuentos permiten que los [email protected] se acerquen a la cruda realidad del mundo, a la vez les permite liberarse de la tensión que les produce esa misma realidad. Les permite fugarse de ella, alejarse de las normas, imposiciones, recomendaciones y recriminaciones. Y ahí tenemos otro don, EL DON DE LA FUGA. Emparentado con este tenemos EL DON DEL CONSUELO. Consolar es aliviar la pena o afliccion de alguien. Y los cuentos producen este efecto consolador.

Y todavía nos quedan 2 posts más que nos ayudaran a responder a algunas preguntas importantes ¿Por qué los cuentos tienen ese enorme y misterioso poder de atracción? ¿ Por qué los niños y niñas reclaman cuentos como si les fuera la vida en ellos? …“Los cuentos se dirigen al oido emocional de los niños y en la infancia, ese es su oído más fino”.

Más Información: Paco Abril
Ilustración: Teresa Ramos Chano
Artículos Relacionados:
En DecoPeques: Esta Navidad, ¡¡¡ un cuento por lo menos !!!